Consejos


    A continuación presentaremos algunos consejos bíblicos que juntamente con la ejecución de  los pasos de restauración (que se encuentran en la parte final) cambiarán su vida. La palabra, la oración y la acción juntas siempre producen grandes milagros. Dios lo bendiga.

1. Tú eres amado: Dios no tiene la culpa de las acciones malvadas de los hombres. Dios les dará su pago. Recibe el amor de Dios. Dios te ama, él planeo tu existencia, te formo, y te puso nombre1,2,3 no eres una casualidad, aunque nadie te haya deseado tu nacimiento, él te esperaba. Él te conoce completamente sabe de tus alegrías y penas más íntimas4, él te ama tal cual eres5. No quiere verte así, por eso trazo una solución, entregar su vida por ti6, era la única solución para derrotar al mal y todas sus consecuencias (temores, angustias, maltratos, etc.) Sin pensarlo dejo todo por ti, fue humillado, golpeado y muerto, porque su corazón te amaba. No soporto la idea de verte infeliz y sin salida, si verte feliz le costaría la vida, no dudo en hacerlo. Hoy gracias a este gran amor tú tienes la posibilidad de ser feliz, si tú lo recibes en tu vida y lo dejas vivir contigo, tu vida tendrá esa paz y gozo que tu alma anhela. Él está a tu lado7 no hay nada que temer porque él te ayuda y te favorece8. Eres su amado hijo por ello no se cansará de cuidarte, protegerte, consolarte y bendecirte en todo9.

Textos Bíblicos:
1 Salmos 139:15-16 “Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.”
2 Jeremías 1:5 “Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.”
3  Isaías 43:1 “Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío.”
4  Salmos 139:1-4 “Señor, tú me examinas, tú me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aun a la distancia me lees el pensamiento. Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares. No me llega aún la palabra a la lengua cuando tú, Señor, ya la sabes toda.”
5 Juan 3:17-18 “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.”
6 Isaías 53:4-5 “Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz,  y gracias a sus heridas fuimos sanados.”
7  Isaías 41:10 “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.”
8 Isaías 50:7 y 9 “Por cuanto el Señor omnipotente me ayuda, no seré humillado…y sé que no seré avergonzado. ¡El Señor omnipotente es quien me ayuda! ¿Quién me condenará? Todos ellos se gastarán; como a la ropa, la polilla se los comerá.”
9  Isaías 27:3 “Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe.”

2.  Tú eres valioso: Se adquiere una baja estima porque el rechazo en si comunica “No vales por eso te rechazo”. Sin embargo hoy cuentas con un nuevo padre, quien nunca te rechazará1. Y él único que puede decir cuento vales, a la gente le gusta decir cuánto vale uno, no les creas, sólo tu creador puede opinar en cuanto a tu valor, por ejemplo si yo te preguntará cuanto crees que cuesta este reloj, tú me puedes dar un precio cualquiera, sin embargo puede estar muy lejos de la verdad, si a nuestro lado tuviéramos al creador de este reloj, sólo él podría decir su verdadero valor pues es él quien se pasó horas de meditación y esfuerzo para crear ese reloj. De la misma forma tu valor verdadero sólo lo sabe tu creador, no es lo que tú piensas, ni lo que los demás piensan.
Dios te valora de tal manera que desde el vientre de tu madre, te pensó, te planeo y te hizo de una manera única y especial2,3 por eso no hay razón en compararse y sentirse menos, todos somos diferentes, si yo soy buena tocando un instrumento y tú no, no significa que yo valga más, significa que somos diferentes, de hecho tú me sacas ventaja en un sin número de aspectos, y  es porque Dios te hizo especial único y diferente, no hay otro como tú, no hay porque avergonzarnos de nuestras debilidades porque todos las tenemos, ninguna debilidad debe generar en nosotros sentimientos de inferioridad,  simplemente somos humanos, y Dios no nos creó para todos ser iguales, por ejemplo si todos fuésemos profesores quien nos ayudaría al enfermarnos. Somos valiosos tal cual fuimos diseñados con talentos y limitaciones.
Tú eres tan valiosa que Dios el Rey del universo, entregó su propia vida para salvarte de una vida penosa y sin sentido4.
Eres tan valiosa que Dios vino a rescatarte y llevarte a una nueva vida llena de paz y gozo5.
No hay nada que haga que él te valore menos, él te ama tal cual eres6.
Por ti lucha a diario para verte siempre feliz7.
Y pronto vendrá por ti, porque eres su razón de ser y lo más valioso que existe8.

Textos Bíblicos:
1  Isaías 49:15 “¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!”
2 Salmos 139:15-16 Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido.
Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.”
3 Jeremías 1:5 “Antes de formarte en el vientre,  ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.”
4 Isaías 53: 4-5 “Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.”
5 Salmos 16:11 “Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.”
6 Juan 3:17-18 “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree ya está condenado por no haber creído en el nombre del Hijo unigénito de Dios.”
7 Isaías 27:3 “Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe.”
8 Juan 14:1-3 “No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.”

3.  No estás solo: Aunque padre o madre te hayan dejado Dios no1. Tienes un nuevo padre quien siempre te amo2.
Dios planeo tu nacimiento y te formo en el vientre de tu madre3. Él te conoce perfectamente4, no ha venido a condenarte5, todo lo contrario, ha venido a amarte aún sí nunca le llegarás a corresponder6. Aun tus padres y amigos te dejarán él nunca lo hará7, porque eres su razón de ser8. No esta distante como pensabas9, está a tu lado y nada lo separará de ti10. Puedes ir confiado hacia él y recibir de el consuelo11, protección12, ayuda13, sustento14. Él está deseoso de llevarte a conquistar todos tus sueños y peleará por ti cada reto que se presente15 y junto a él serás más que vencedor16. El confía en ti y sabe que sin duda llegarás lejos y vive orgulloso de ti17.

Textos Bíblicos:
Salmos 27:10 “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.”
Jeremías 31:3 Hace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo: Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad”
3 Salmos 139: 13 “Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre.”
4 Salmos 139: 1-4 Señor, tú me examinas, tú me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aun a la distancia me lees el pensamiento. Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares. No me llega aún la palabra a la lengua cuando tú, Señor, ya la sabes toda.”
Juan 3:17 “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.”
6  Romanos 5:8 “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”
7  Salmos 27:10 “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.”
8  Isaías 53:3-5 “Despreciado y rechazado por los hombres, varón de dolores, hecho para el sufrimiento. Todos evitaban mirarlo; fue despreciado, y no lo estimamos. Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.”
Jeremías 33:3 "Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes."
10  Romanos 8:38-39 “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.”
11  Isaías 51:3 “Sin duda, el Señor consolará a Sión; consolará todas sus ruinas. Convertirá en un Edén su desierto; en huerto del Señor sus tierras secas. En ella encontrarán alegría y regocijo, acción de gracias y música de salmos.”
12  Salmos 61:3-4 “Porque tú eres mi refugio, mi baluarte contra el enemigo. Anhelo habitar en tu casa para siempre y refugiarme debajo de tus alas.”
13   Isaías 41:10 “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.”
14  Filipenses 4:19 “Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.”
15 Isaías 45:2-4 “Marcharé al frente de ti, y allanaré las montañas; haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro. Te daré los tesoros de las tinieblas, y las riquezas guardadas en lugares secretos, para que sepas que yo soy el Señor, el Dios de Israel, que te llama por tu nombre. Por causa de Jacob mi siervo, de Israel mi escogido, te llamo por tu nombre y te confiero un título de honor, aunque tú no me conoces.”
16  Romanos 8:37 “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”
17  Jeremías 31:20 “¿Acaso no es Efraín mi hijo amado? ¿Acaso no es mi niño preferido? Cada vez que lo reprendo, vuelvo a acordarme de él. Por él mi corazón se conmueve; por él siento mucha compasión —afirma el Señor—.”

4.  No temas: El rechazo devasta la seguridad. Nos deja una inseguridad a vivir y enfrentar la vida. Pero tranquilo, Dios está a tu lado, cuéntale tus temores, entrégale tus cargas y verás como el a cambio te da su paz1 y podrás descansar confiada2. Dios no está muy ocupado, él quiere escucharte y responderte3, él no te condena4, al contrario te ama tal cual eres5. Te conoce muy bien y te comprende6, sabe cómo ayudarte y está dispuesto a pelear por ti esta batalla7. Él no quiere que te preocupes sino que te quedes quieta y veas como él destruye a todos tus enemigos como el temor, angustia, desesperación, etc8. Con él ya tienes la victoria y no hay razón de vivir en temor, porque nada ni nadie puede contra él9.Ningún reto es más grande que Dios, todo lo puedes con Cristo10. No hay imposibles al lado de él11. Tú eres una vencedora, Dios te hizo especial y tiene un gran futuro para ti12.

Textos Bíblicos:

1 Filipenses 4:6-7 “No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”
2 Mateo 11:28 “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.”
3 Jeremías33:3 "Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes."
4 Romanos 8:1 “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.”
5 Romanos 5:8 “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”
6 Salmos 139:1-4 “Señor, tú me examinas, tú me conoces. Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; aun a la distancia me lees el pensamiento. Mis trajines y descansos los conoces; todos mis caminos te son familiares. No me llega aún la palabra a la lengua cuando tú, Señor, ya la sabes toda.”
7 Jeremías 1:19 “Pelearán contra ti, pero no te podrán vencer, porque yo estoy contigo para librarte», afirma el Señor.”
8 Jeremías 20:11 “Pero el Señor está conmigo como un guerrero poderoso; por eso los que me persiguen caerán y no podrán prevalecer, fracasarán y quedarán avergonzados. Eterna será su deshonra; jamás será olvidada.”
9 Isaías 45:2-3 “Marcharé al frente de ti, y allanaré las montañas; haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro. Te daré los tesoros de las tinieblas, y las riquezas guardadas en lugares secretos, para que sepas que yo soy el Señor.”
10  Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”
11  Lucas 1:37 “Porque para Dios no hay nada imposible.”
12 Romanos 8:37 “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”


5.  Sé libre: Para iniciar una nueva vida tenemos que liberarnos por completo de todo lo pasado y sanar toda herida.
Todos hemos pasado cosas que han herido nuestro corazón, personas que han sido injustas y hasta malvadas con nosotros. Quisiéramos venganza y tal vez lo hayamos intentado, pero para que, para darnos cuenta que al fin y al cabo seguimos intranquilos. Otros tal vez hemos optado por ignorarlo, sin embargo nos mantiene sin paz. Es momento de dejarlo salir para que luego pueda ser curado. Es como una herida física que si lo dejamos así tarde o temprano se infectará y hasta podría gangrenarse e irremediablemente tener que cortar la pierna, pero si lo limpiamos, lo lavamos probablemente dolerá sangrará, pero podrá ser tratada y finalmente cicatrizada. Lo mismo es necesario que ocurra en nuestras heridas internas. Ya no debemos ocultarlas sino reconocerlas, llorar, decírselo a Dios y decirle cuanto nos lastimó y lastima.
Luego necesitamos establecer una relación de amor con Dios. A la medida que más lo busquemos más llenará nuestros vacíos y quitará amarguras1. Nos llenará del amor que tanto necesitamos2, nos consolará3. Al recibir este dulce amor, increíblemente podemos ver de otra forma a los seres humanos, podemos verlos como víctimas del pecado y su pasado de dolor.
Es terrible lo que nos hicieron y condenable, pero que más puede resultar de personas presas del pecado. Dios nos ama sin merecer, nosotros también estamos así presos pero Dios en su misericordia a pesar de nuestro rechazó hacia él, nos ama y ayuda. Y hoy nos señala que el mejor remedio contra el resentimiento es tratar también a los otros como no merecen. Perdonarlos y amarlos aunque no lo merezcan. Es duro pero efectivo. Es como la herida física para sanar hay que lavar, echar alcohol y como duele, pero es un momento y luego vemos como cicatriza. Si optamos por no hacerlo sucederá lo que sucede con la herida física. Se infecta, se gangrena y se amputa. No queremos eso, no queremos dolor y sufrimiento. Queremos ser libres, vayamos a Dios y sigamos sus métodos porque solo él nos puede hacer libres4.

Textos Bíblicos:
1 Isaías 43:18-19 “Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. ¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.”
Isaías 43:4 “A cambio de ti entregaré hombres; ¡a cambio de tu vida entregaré pueblos! Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra.”
Isaías 51:3 “Sin duda, el Señor consolará a Sión; consolará todas sus ruinas. Convertirá en un Edén su desierto; en huerto del Señor sus tierras secas. En ella encontrarán alegría y regocijo, acción de gracias y música de salmos.”
4 Juan 8:36 “Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.”


Testimonio de Silvia - Programa “Vida Dura”